14 de abril de 2014

Locura...

¿Cómo exorcizar los demonios?
Estos que ésta noche se comen poco a poco mis sueños,

los vuelven en polvo y en este pseudo poema que escribo,
con los ojos y los dedos llenos de lágrimas.

Nunca antes había entendido,

como todo tu mundo se puede ir en un par de minutos...
Nunca había sentido,

el ardor de ojos por un amor que amenaza en irse,
sentir este dolor que llega al punto de la desesperación,
de salir corriendo,
de olvidar tu nombre, tus errores...

Nunca...
Nunca había sentido este perder por intentar ganar.

Se me olvido que el corazón también sangra, llora y grita, 
con mas fuerza que un bebé indefenso...
Se me olvido que el amor es un arma de doble filo,
que en un momento es tu fuente de felicidad,
y de pronto... 

En el momento siguiente es la daga que va abriendo la herida.

Se me había olvidado que,
el amor es tan frágil como una pluma,
y tan hiriente como un cuchillo.


Locura, hasta hoy sé que es...
¡Vaya ironía! siendo psicóloga, hasta hoy siento que es.

Locura de no saber que hacer, desesperanza...
Tu mundo se cae y tú te derrumbas con el.


Llegar al punto del amor,
en el que recuerdas perfectamente
que le encantan tus ojos,
tus labios, tus brazos,
tu espalda, tus pecas
y al verte en el espejo...
Rompes en llanto

Y mirando todo lo que él ama de mí,
me fui deshaciendo pedazo por pedazo.

De nuevo, el sillón rojo y yo, solos,
él tratando de sanarme y yo tratando de perderme en sus recovecos. 


4 de febrero de 2014

Se busca... (¿?)

Y llega el mes del amor, y con éstas fechas... Ésta melancolía, añoranza, no sé como llamarle, ¿sentimientos encontrados? Y de pronto me puse a pensar... ¿Cuál es mi arquetipo de prospecto?
Y debo confesar que por un momento ni yo lograba descifrar cual es, era o será.

Pero, se busca ésa persona que, tenga las alas rotas pero que aún así se atreva a volar, sin saber realmente su destino, ésa persona que no quiera venir a cambiar mi mundo sino que quiera ser parte de él, que me dejé entrar en sus días, pero que no me convierta en su única verdad.

Se busca aquél que sepa que amor no es pertenencia, es permanencia, ésa persona que sepa la diferencia de ser pareja y de ser propietario, alguien que suba mi adrenalina con un "hola", que desordene mis ideas y sentimientos, antes de buscar desordenar mi cuerpo, aquel que antes de huir ante los problemas sepa que cuenta conmigo, no sólo como pareja sino como amiga, mujer y cómplice.

Aquel que no tenga sólo ojos para mí, sino que sólo yo entré en su corazón, que sepa querer lentamente, que me vaya descifrando poco a poco, que incremente mi necesidad de escribirle poesía y que no la lea por compromiso sino porque realmente quiera hacerlo.

Ése que este consciente de que el amor se prepara de a dos, aquel que no busque ser perfecto... Sino real, quien se enamoré de mis demonios porque ésos acompañan mis virtudes, quien tenga el valor de convertirse en mi lugar favorito y de correr el riesgo de descubrir toda ésta maraña de letras, pensamientos y sentimientos que el día de hoy soy y que a pesar de todas las inseguridades, miedos, dudas, problemas, sonrisas, abrazos... Quiera permanecer.

Y sé que tal vez, no lo encuentre gracias a éstos versos, pero quién sabe, tal vez tú que estás leyendo esto te identifiques con mi arquetipo. 

Se busca aquel que quiera compartir ésa locura que todos llaman amor.

23 de octubre de 2013

Otoño

Me escondí tras un par de versos,
tratando de ocultar sentimientos...
Pero salí perdiendo,

Supiste leerme entre líneas.

No quedó nada más que esconder,
Tal vez escribí mucho sentimiento
y el verdadero problema fue que 
al tenerte frente a mí callé todo.

Hoy, eres eterno...
Pues te volví letras,
poemas,
versos.

Eres todo eso que sólo
deseo olvidar...
Se secaron los versos,
los recuerdos regresan a atormentar.

Hoy, me paseé por los lugares
ésos que están plasmados de un
tú y yo...
Un nosotros caminando a la par,
En los que pareciera que no tendríamos final.

Los lugares llenos de recuerdos,
recuerdos que me resultan dolorosos.

El otoño llegó...
Secando tanto las hojas como nuestro amor,
pasamos de ser un presente a un pasado imperfecto.